Un día común en Aung Myae Oo

Diario, 11 de agosto del 2015

Como cada mañana nos despertamos a las 5:30. No porque nuestra alarma suena, si no por el ruido causado por varios niños que están memorizando sus lecciones en algún lugar cerca de nuestro alojamiento en voz alta. Casi gritando siguen repitiendo fórmulas químicas, vocabulario de la lengua inglesa o leyes matemáticas – este es la típica forma de aprendizaje en Myanmar!

Nosotros aprovechamos la „frescura de la mañana“ y realizamos cada mañana una pequeña caminata entre los innumerables monasterios de Sagaing Hill hacia nuestra Pagoda favorita. En el camino nos encontramos con monjes budistas de todas las edades los cuáles piden comida cada mañana. Su día ha comenzado definitivamente mucho antes que el nuestro.

thumb_DSC_0421_1024

thumb_DSC_0426_1024
A las 7 de la mañana empiezan las clases de inglés para los maestros. Aunque su horario oficial es a las 8:30, ellos llegan a las 7 de la mañana de manera voluntaria a la escuela, para tomar ventaja de nuestras clases de inglés. Probablemente no hay otra tarea más gratificante como la de dictar clases de inglés a estos profesores motivados y entusiastas.
Después de un desayuno rápido preaparado con leche en polvo y muesli traídos desde Australia estamos de vuelta para dictar clases en la escuela. Esta vez hay cerca de 80 niños en una clase estrecha y calurosa, donde enseñamos Inglés. Por desgracia, esta lección es más de entretenimiento que de verdadero aprendizaje para los niños – con tanta cantidad de estudiantes y la falta de material didáctico, es imposible para nosotros impartir lecciones apropiadas. Aún así, es divertido – y tal vez exactamente a través de esta interacción con los niños queden motivados y aprendan el Inglés, el cuál es muy importante para su futuro.

thumb_DSC_9522_1024
Observamos una y otra vez cómo los estudiantes se sientan delante de sus salones de clase o en las escaleras para escuchar las lecciones, porque no hay lugar suficiente en su interior. Hace mucho calor – estimados 37 grados. Nosotrso nos preguntamos, ¿cómo pueden aprender algo en estas condiciones!
De todas las aulas se escucha a los niños gritando en coro. La enseñanza en Myanmar significa: el maestro habla un poco antes, y los estudiantes repiten (gritando!) exactamente sus palabras sin pensar o cuestionar lo que él ha dicho. Al parecer ni siquiera en las universidades los estudiantes cuestionan lo que aprenden y ni siquiera una pregunta crítica tiene cabida en el aula.
En un primer momento criticamos mucho este tipo de enseñanza, pero si uno critica, también tiene que tener una mejor sugerencia, y nosotros no la tenemos. Realmente no tenemos ninguna idea de cómo enseñar mejor a 80 niños bajo estas circunstancias.
Es las 11 de la mañana, un pequeño grupo de turistas miran la escuela y los niños de manera interesada. Nosotros nos acercamos a ellos y les informamos acerca de la escuela y la vida en el monasterio. Como siempre estos fotografían de manera eufórica los pequeños monjes y monjas, los cuáles corren alegremente en el patio de la escuela y les dan la bienvenida a los turistas con flores y una gran sonrisa. ¿Pueden realmente imaginarse los turistas que pasados tienen todos estos niños sonrientes?
Hoy hemos preparado pasta (que hemos traído de Tailandia) con salsa de tomate para el almuerzo. Por motivo del embarazo tenemos que tener mucho cuidado con la dieta. Hoy invitamos a Nilar, una colega. Esta es su primera vez en su vida que prueba pasta. En Myanmar tradicionalmente comen diariamente tres veces al día arróz.

thumb_DSC_0566_1024
El calor en nuestra habitación es abrumadora, y decidimos hacer una breve siesta – el trabajo para nosotros en estas condiciones es casi imposible. En realidad, es temporada de lluvias, pero nosotros no hemos visto ni una gota desde hace días …
Mantenemos conversaciones con amigos de la escuela para recolectar informaciones para nuestra Fundación “HEFT”. Se requiere de mucho tiempo para entablar las condiciones y estructuras correctas. Sólo para abrir una cuenta bancaria internacional visitamos un total de 8 bancos y realizamos innumerables llamadas telefónicas. Pero estamos convencidos de que estos ajetreos sin duda valen la pena – sólo entonces podremos realmente apoyar a largo plazo la escuela.
En nuestra habitación, dictamos también clases de Inglés a jóvenes estudiantes, derepente dos monjas y una estudiante tocan a la puerta y con grandes sonrisas nos regalan frutas y curiosamente hechan una mirada a nuestra habitación. A excepción de „Hello ¿how are you?“, no pueden decir nada más en Inglés. Esta tarde nos visitaron repetidamente. Al igual que todos los días a eso de las 5 de la tarde nos visita „Dong Dong“, nuestro pequeño monje amigo, el cuál me regala una corona de flores diariamente.
Después de la cena, a las 7:00 p.m. empieza denuevo las clases de Inglés para los maestros. La mayoría han enseñado durante todo el día, y algunos de ellos tienen horas extras de enseñanza para los niños, por lo que desde las 8:00 11:00 p.m. deben continuar con su enseñanza. Pero eso no parece molestarles: ellos participan muy motivados y disciplinados en la clase y están muy contentos y agradecidos por la oportunidad que tienen para aprender Inglés con nosotros. Es increíble cuanta motivación y energía hay en estos jóvenes maestros, los cuáles ofrecen todo en beneficio de la escuela y su sinnúmero de estudiantes!

English for the teachers

English for the teachers

A las 9:00 p.m. nos visita „Ponchi“ el director, y nos pregunta si ya hemos comido. Lo recibimos con una sonrisa y hablamos con él acerca de los planes futuros de la escuela, nuestras ideas y objetivos. Estos encuentros con „Ponchi“ son muy eficientes. El es abierto y agradecido a nuestras propuestas y puntos de vista. Estamos seguros que nuestro Proyecto de Gestión de Residuos (con el objetivo de mantener la escuela limpia), va a ser puesta en práctica pronto. (Ver artículo „por tercera vez en Myanmar.“)
Es las 11:00 p.m., sin embargo en la aula junto a nuestra habitación aunque parezca increíble siguen los niños de 12 años de edad memorizando en alta voz las lecciones. Y los mismos ruidos, que nos despiertan cada mañana, nos llevan a dormir.
Han pasado tantas cosas este día y nosotros somos tan afortunados de vivir todas estas experiencias y aprender de ellas, pero sin embargo, es sólo un día normal para nosotros en „nuestra“ escuela Aung Myae Oo en Myanmar.

Para disfrutar mas fotos, mira en Menu „Fotos Asien / Myanmar 3“

thumb_DSC_8666_1024

Dieser Beitrag wurde unter Español veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s