Hacia el monasterio

Myanmar sin budismo? No te puedes imaginar! Budismo sin monjes? No funciona! Monjes budistas sin meditación? ¡Imposible! Entonces: Si deseas integrarte en Myanmar y su cultura, tienes que estudiar sobre su religión y meditación.

Desde que planeamos regresar en agosto o septiembre, a „nuestra“ escuela monástica budista en Sagaing Hill para seguir enseñando, y porque siempre hemos querido aprender más sobre el budismo y la meditación, nos decidimos ir por 10 días a un monasterio budista.

DSC_5294

Pontschi, el director de Aung Oo Myae, escogió para nosotros, al parecer el centro más famoso de meditación en Myanmar y nos llevó personalmente allí. En el camino hacia el monasterio, tuvimos el privilegio de visitar varias pagodas y otros lugares religiosos conocidos. Un rumor dice: que hay más estatuas de Buda y pagodas que residentes en Myanmar. Y después de este viaje, les podemos confirmar: que en este rumor hay definitivamente algo de verdad!

DSC_5406 DSC_5171

La bienvenida al monasterio no fué tan acogedora: Ni bien llegados Silvan y yo fuimos literalmente separados, y enviados a diferente monasterios . Allí recogieron nuestros pasaportes y nos enviaron directo a la cama. Brevemente fuimos avisados acerca de las actividades diarias a realizarse en la mañana y su horario. Despertarse: 3:30 a.m., primera meditación 4:00a.m, desayuno 5:30a.m., fue la declaración del monje y monja responsable.

… Al igual que en qualquier monasterio!

La celda es como uno se imagina: una cama simple de madera para dormir (sin colchón!) Y un armario pequeño a un costado.

Nosotros nos acostumbramos rápidamente a la rutina diaria para nosotros bastante inusual: Después del desayuno, meditación, a las 10.30 Almuerzo (después de mediodía no es permitido comer absolutamente nada hasta el próximo día!), y bueno después a meditar, meditar, meditar, y luego ir temprano a la cama. Cada dos días tuvimos la oportunidad de vernos por alrededor de una hora y charlar un poco, sobre nuestras experiencias. El Convento de las monjas budistas (situado cerca al pueblo) esta ubicado a un poco más de 2 km del monasterio budista masculino, el cuál bastante escondido en el bosque, lejos de todo. (Seguramente lo hicieron intencionalmente para que los hombres en la noche no salgan al pueblo a comprar cerveza.) Sabiendo que nos quedamos aquí sólo por 10 días, hemos sido capaces de mantener casi todas las reglas estrictas. Teóricamente no podíamos usar teléfonos celulares o hablar con otros reclusos (había monjas que tenían un adhesivo en el pecho, „por favor, no hable conmigo“). Incluso, joyas, libros (aparte de la literatura budista) o música son artículos prohibidos. Y para los monjes aparentemente se aplica la regla: orinar SOLO sentados y NO de pie. Según Silvan respetó casi todas las reglas😉.

DSC_5285

Más que simplemente „relajarse“

En nuestro continente sabemos (incorrectamente) que la meditación es una técnica de relajación. Sin embargo – hemos aprendido en estos 10 días – que es mucho más que eso. Si quieres aprender adecuadamente sobre la meditación, 10 días no son nada. Con el fin de aclarar esta descripción abstracta: Si la verdadera distancia de la meditación es de 1 kilometro de largo, entonces nosotros nos encontramos tan sólo en el primer centímetro de distancia después de nuestra estancia en el monasterio. Entendieron?

DSC_5255

Puerta a puerta con una cobra

Muchos de los monjes que viven en este monasterio, viven en pequeñas chozas de madera (llamados „Kuti“) las cuáles están aisladas en el bosque. Allí tienen su tranquilidad y meditan varias horas al día sin ser perturbados. Si no hubiera sido por Silvan que pasó explorando los alrededores del monasterio y descubrió los Kuti más lejanos. Silvan siempre anduvo explorando armado con un palo de madera para defenderse de las serpientes que cruzaban de vez en cuando por su camino. Un encuentro especial fué en una pequeña cueva del monasterio al pie de una ladera. Durante siete años, esta cueva ha sido habitada por un monje – el cuál ha encontrado aquí su paz y tranquildad para proseguir con la meditación. Cuando Silvan le preguntó si no tenía miedo a las serpientes venenosas, gentilmente sonrió – tan suave como solo un monje budista puede . Luego señaló a una pequeña cueva, a unos tres metros de su cueva, y dijo con calma: „Durante años, vive aquí una cobra grande de aproximadamente 2 metros. Ella y yo somos los mejores vecinos „.“ Pero la serpiente puede ser muy peligrosa, responde Silvan rápidamente! “ „La Cobra no me molesta – después de todo, yo soy un monje,“ fue su respuesta, de nuevo acompañado por esta suave sonrisa. ¿Qué puedo decir a este argumento? Pero al parecer el tiene tiene razón …

DSC_5339

 

En otro paseo se encontró Silvan por casualidad con Mokkhita: A primera vista parecía que con sus ojos azules, el torso desnudo y su gran tatuaje en su brazo todo pero no un monje budista. El es un doctor naturópata alemán de 33 años, el cuál vive y medita aquí desde hace varios años. Este ecuentro fué un verdadero beneficio para Silvan: él fué el único monje con quien pudo aclarar una serie de preguntas controvertidas sobre el budismo y meditación (los otros monjes no querían hablar de ello demasiado porque los distrae de la meditación). El le permitió a Silvan acompañarlo a su lugar de meditación, lejos del monasterio en una colina con una vista fantástica. El lugar le recuerdó por su belleza excepcional y su ubicación estratégica sobre una „Roca“ a la película „El Rey León“. Si Mokkhita no trata otros monjes o sale a pedir comida (como es común para los monjes budistas), vive, medita y duerme en esta colina. Una comida al día es suficiente para él. El camino por el bosque para ir a su lugar, los hace con los pies descalzos. „No tienes miedo a las serpientes?“ Silvan le pregunté. „Las serpientes no me hacen nada – después de todo, soy un monje!“ – Fué su respuesta. Silvan reflexiona: ¿No he oído antes eso …?

DSC_5315 DSC_5321

Experiencias valiosas

Una cosa era segura después de estos 10 días en el monasterio: nosotros no cambiaremos nuestra vida normal por los hábitos😉. Pero la experiencia fué de hecho muy valiosa, y el hecho de sacrificar por 10 días todas las comodidades y concentrarse sólo con sí mismo, la meditación y las enseñanzas de Buda, fue muy enriquecedora. Además, ahora comprendemos mejor a los jóvenes novicios en Aung Oo Myae: Es especialmente difícil para los jóvenes y las jóvenes levantarse temprano cada día, comer solo dos veces al día y más de eso deben concentrarse en la escuela.

Para nuestra próxima estancia en Myanmar estamos idealmente equipados con más conocimientos sobre la vida de un monje budista y el budismo en general!

DSC_5261

Dieser Beitrag wurde unter Español veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s