El Transiberiano

Simplemente te sientas allí o te vas al corredor de tu vagón y miras hacia afuera por la ventana del tren. Lo que miras es la inmensidad de Siberia y su paisaje extenso. El paisaje no cambia necesariamente. Se observa bosques de abedules, praderas vacías, bosques de abedules … de vez en cuando un río, un lago o un pueblo pequeño. Notables son los colores verdes claros de los prados o el color celeste de las ventanas de las Dacia (casas típicas en Siberia). Al parecer, Dios ama especialmente estos colores. Por lo tanto, los habitantes pintan las ventanas de sus casas con este color para que, a menudo Dios „pase a visitarlos“, y con ello reine la paz a sus hogares. Las casas son pequeñas, generalmente hechas de madera. Y nuestra primera pregunta es: ¿Cómo sobreviven estas personas en el invierno con 40° bajo cero? Estas casas antiguas no parcen que guarden el calor en su interior! Es interesante escuchar el significado de frio para un ruso. Cuando le comentamos que a veces el invierno en Suiza es muy frio con 10° bajo cero; el contesta y dice que eso no es frio. Y cuando le conté que en Ecuador es frio cuando tenemos 5-10° sobre cero se limitó a sonreír. Parece que aquí aman más el invierno que el verano ya que puede llegar a mas de 40° y esas temperaturas son muy altas para ellos. Cabe destacar que en Siberia hay lugares donde hay una diferencia grande de Temperatura entre el verano y el invierno que supera los 100°.

 

Es hora de comer, por todo lado se huele a instant noodles (lo de los chinitos =)). En cada vagón hay un grifo, del cuál se puede tomar agua caliente todo el día. Puesto que la mayoría de gente viaja varios días en el tren, me imagino que comeran a diario miles de estos pastas en esta ruta . Y el té negro o „Chai“ porsupuesto no falta ya que es un componente imprescindible durante el viaje. La persona que tenga algo más, como salchichas, papas fritas, pollo o galletas, siempre comparte con las personas de su vagón. Esto parece ser una ley no escrita.

Y de pronto se aprecibe un olor a vodka. Pero mas pronto de de lo que esperábamos fuimos invitados por un grupo de rusos a una copa. Para los bebedores no entrenados aquí va un buen consejo: sé cuidadoso, si empiezas una vez, es extremadamente grosero no beber con ellos hasta que la botella está vacía, „Bebe, mi amigo! Tradición rusa! „(Si nadie te ve, es útil y fácil reagarlo sobre la alfombra). De todos modos es muy facil conocer gente. Ya sea cuando estas mirando por la ventana en el pasillo o durante las pausas cortas en las diferentes estaciones de tren. Es una convivencia pacífica, tolerante „vive y deja vivir.“ ¡Qué lástima que no hablamos ruso, hay muchas cosas que nos gustaría preguntarles.

Pero es suficiente mirar por la ventana y observar a los vastos campos y soñar un poco. Pero ¿de qué? Acaso acerca de los bosques de abedules? La Taiga o Tundra? Sobre que no importa, el hecho de estar alli es muy relajante y te da una paz interior. A pesar de que todo el día no haces mucho, no es aburrido y el día pasa volando. El viaje en el ferrocarril transiberiano es similar a un paseo en un barco de vapor a través del océano. Sólo que aquí la única diferencia es su entorno: el paisaje con sus campos verdes, en lugar del azul del mar, y bueno sie empiezas a tomar Vodka con los rusos – no te puedes ahogar solo te puedes caer de tu cama litera.

Dieser Beitrag wurde unter English veröffentlicht. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s